Exposición fotogŕafica de Sebastiao Salgado

El Comité de Solidaridad Internacionalista en colaboración con  la Diputación de Aragón, está moviendo por diferentes pueblos de Aragón,la  exposición fotogŕafica del reconocido fotógrafo brasileño Sebastián Salgado. En este momento la exposición se encuentra en en los Bajos del Ayuntamiento de Gelsa desde el 21 de diciembre hasta el 7 de Enero. A través de estas fotografía se ve representada la lucha y las reivindicaciones del Movimiento Sin Tierra de Brasil, uno de los Movimientos mas importantes a nivel mundial de campesinos y campesinas de Brasil.

El Movimiento de los Trabajadores Rurales sin Tierra (MST) es una articulación de campesinos que luchan por la tierra y por la reforma agraria en Brasil. Es un movimiento de masas autónomo, al interior del movimiento sindical, sin vinculaciones político-partidarias o religiosas.

Origen del MST

El MST ha nacido como producto de la conjunción de distintos factores socioeconómicos consecuentes del período 1975-85: el proceso de desarrollo capitalista en la agricultura, lo que ha fomentado la concentración de la tierra y el consecuente aumento de campesinos sin tierra; el proceso de transición conservadora que ha aislado la dictadura militar y ha animado a los campesinos a organizarse; la labor pastoral de la iglesia, en particular de la Comisión Pastoral da la Tierra, que ha animado a los campesinos a organizarse; y las luchas aisladas por la tierra que empezaran a ocurrir en distintos estados. En el proceso de articulación de esas luchas masivas y por la obstinación misma que teníamos por conquistar la tierra hemos fundado el movimiento a nivel nacional en un histórico congreso celebrado al enero del ano 85, en la ciudad de Curitiba, estado de Paraná, con la participación de 1.500 delegados de todo el país.

El MST utilizase de las más distintas formas de lucha, pero siempre masivas. Los medios más utilizados son: manifestaciones en las calles, concentraciones regionales, audiencia con los gobernadores y ministros, huelgas de hambre, campamentos provisorios en las ciudades o a la orilla de las haciendas por ser desapropiadas, ocupaciones de órganos públicos como sean INCRA (Instituto Nacional de Colonización y Reforma Agraria) y ocupación de las tierras a ser desapropiadas.

El movimiento se propone utilizar tres formas básicas para llevar adelante la lucha por la reforma agraria:

a) Organizar a los campesinos, que luchan por la tierra en la base, y construir un amplio movimiento social de masas, que rescate la lucha por nuestros derechos.

b) Conscientizar a la sociedad y los sectores ya urbanizados de que la reforma agraria es una lucha de todos, y que implica transformaciones económicas, políticas y sociales que beneficiarán a toda la sociedad. Por eso, no interesa tan solo a los sin tierra.

c) Desarrollar todas las formas de presión popular para garantizar que el gobierno desencadene el proceso de reforma agraria. Como por ejemplo, manifestaciones, marchas, audiencias públicas, caminatas, acampamentos y ocupaciones de latifundios.

El MST apunta tres grandes objetivos: la tierra, la reforma agraria y una sociedad más justa. Quiere una expropiación de las grandes áreas en manos de multinacionales, el fin de los latifundios improductivos, con la definición de un área máxima de hectáreas para la propiedad rural. Está en contra de los proyectos de colonización, que resultaron un fracaso en los últimos treinta años y quiere una política agrícola, en beneficio del pequeño productor. El MST defiende autonomía para las áreas indígenas y está en contra de la revisión de la tierra de esos pueblos, amenazados por los latifundistas. Apunta la democratización del agua en las áreas de irrigación en el Nordeste, asegurando el mantenimiento de los agricultores en la propia región. Entre otras propuestas, el MST lucha por el castigo de los asesinos de trabajadores rurales y defiende el cobro del Impuesto Territorial Rural (ITR), con destino de los tributos para la reforma agraria.

 

La propuesta de Reforma Agraria defendida por el MST se sustenta en diversas premisas que buscan reorganizar la agricultura brasileña e impulsar un nuevo modelo de desarrollo rural, teniendo como norte los siguientes objetivos generales.

– Garantizar trabajo para todos, con justa distribución de la riqueza;

– Producir alimentación abundante, barata y de buena calidad para toda la población brasileña, generando seguridad alimentaria para toda la sociedad.

– Garantizar el bienestar social y la mejoría permanente de las condiciones de vida de todos los trabajadores;

– Buscar la justicia social y la igualdad de derechos;

– Difundir la práctica de los valores humanistas;

– Contribuir a crear condiciones objetivas para la eliminación de la discriminación de la mujer;

– Implantar prácticas que garanticen la preservación de los recursos naturales y de un desarrollo auto-sustentable.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *