Exposición en Utebo 40 años de Solidaridad Internacionalista

En Utebo, en la Plaza de Aragón S/N del 3 al 16 de septiembre con un horario de lunes a viernes de 9 a 21 h. se puede ver la exposción.

El Comité de Solidaridad Internacionalista, ha intentado ser un puente, un camino de unión entre la sociedad aragonesa y los procesos de liberación que se han venido produciendo en los diversos países en que hemos trabajado. Un camino que llevaba y traía personas, noticias, ideas,… Hemos hecho posible que cientos de personas de nuestra comunidad conocieran y sintieran en primera persona, como propias, las luchas que en pueblos lejanos se llevan a cabo para transformar su realidad. Hemos trabajado en base a la organización: personas que aquí se organizaban para conocer a organizaciones y personas organizadas en diferentes países y procesos y muchas veces acababan sintiéndose parte de esos procesos.

Organizados pero en base a la pluralidad, al trabajo unitario. Nacimos como una plataforma unitaria creada por un amplio frente de partidos, sindicatos, organizaciones sociales y ciudadanas, y grupos cristianos para concretar y llevar adelante la solidaridad aragonesa con la revolución nicaragüense. Y hemos continuado impulsando unitariamente la solidaridad con los procesos centroamericanos, con Cuba, con el Sahara, Palestina, Chiapas, Colombia o Honduras: siempre que ha sido posible crear plataformas de trabajo unitario las hemos impulsado y nos hemos diluido en las mismas. Cuando se han debilitado hemos procurado mantener esos trabajos con nuestras propias fuerzas, siempre abiertos a sumar y organizar actividades conjuntamente con otros colectivos.

Otra de nuestras opciones ha sido apoyarnos únicamente en el trabajo militante. Nos gusta y nos ha gustado siempre más esa palabra que la de voluntario, aunque en muchas situaciones sean equivalentes, y esto fundamentalmente por dos razones: por un lado porque aquí nadie viene a echar su tiempo a un proyecto que otros definen. Entre nosotros ha sido la asamblea, la reunión semanal de los martes, la que ha ido definiendo en cada momento lo que hacíamos y nos proponíamos. Por otro no dedicamos a esto el tiempo libre, el que nos sobra, sino que procuramos atender la tarea cuando hace falta, como cosa nuestra que es. Nunca hemos contratado a nadie para que hiciera por nosotros las actividades, los diseños, los videos, las exposiciones, los proyectos. Hemos llegado a donde hemos llegado y cuando no hemos podido llegar hemos esperado a que vinieran momentos mejores.

Creo que este planteamiento han sido fundamental para llegar hasta aquí, para mantenernos mientras hemos visto desaparecer a tantas organizaciones y entidades hermanas. Aquí todas y cada una de las personas hemos sido imprescindibles, porque tan importante es quien da una charla o habla en nombre del comité, como quien mantiene ordenados y dispuestos los materiales, quien contesta o distribuye los mensajes, quien mantiene la cuenta de Facebook, quien acompaña o quien aloja a las personas que nos llegan de los diferentes países, quien lleva de un lado las exposiciones o quien realiza una revista o un documental. Esto ha sido una tarea de todos y todas y entre todas la hemos llevado adelante.

Pero tal vez la más importante de estas líneas maestras que han marcado nuestro camino, para bien y para mal, es el poner por delante las vivencias, las experiencias, el contacto directo con las personas y los procesos, frente al conocimiento teórico o analítico de la realidad. Ese dejarnos empapar de la vida de la gente, sumergirnos en las luchas que se viven en cada momento en cada uno de los países, sentir las ilusiones y las derrotas de cada uno de los procesos ha transformado nuestras vidas, les ha dado otra dimensión que va más allá de nuestra realidad cotidiana de aquí y ahora y nos hace tomar partido, sentirnos parte, y compartir el destino de tantas personas maravillosas que a lo largo de estos años hemos conocido. Eso es lo que nos ha llevado y nos lleva a comprometernos en esta historia.

Eso ha sido, y es el Comité, un colectivo, un grupo que se autoorganiza en torno a una tarea y va definiendo en cada momento cuales son las prioridades, las tareas a abordar, en función de la urgencia y la importancia de las situaciones, y de las fuerzas y recursos disponibles en cada momento. Ha habido momentos en que hemos hecho muchas cosas, en muchos lugares y al mismo tiempo, desplegando una capacidad de organización y trabajo que a nosotras mismas nos parecían increíbles. Mientras que en otros momentos apenas hemos tenido fuerzas para mantenernos en pie y dar continuidad a esta ya larga historia.

Por eso esta exposición no pretende ser una sistematización de nuestra ya larga historia, sino una pequeña colección de momentos, de emociones, de procesos que nos han hecho vibrar a lo largo de los años y que pretende servir para dar a conocer el camino recorrido por nuestro colectivo, y sobre todo para darle continuidad: que las nuevas generaciones puedan conocer, valorar y experimentar estos sentimientos y que el internacionalismo se siga integrando en la definición de la mujer y del hombre nuevos, junto al feminismo, el ecologismo, el pacifismo, el compromiso social y tantas luchas que nos han alimentado y conformado a lo largo de estos 40 años de historia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *