ELECCIONES EN GUATEMALA: EL MUNDO POPULAR ENTRA A LA DISPUTA

18/06/2019.

Guatemala se llevó la peor parte en la firma de los acuerdos de paz que pusieron punto final a la confrontación armada en Centroamérica a fines de los 80 y principios de los 90.

Los errores de lectura del escenario político por parte de una insurgencia por aquel entonces débil política y militarmente (y, como la otra cara de la moneda, la fortaleza de la oligarquía), hicieron que el cierre del conflicto fuera más tardío (1996) que en Nicaragua y El Salvador y el que menos pudo correr el cerco.

Tanto que cuando se van a conmemorar 25 años de los Acuerdos de Paz, aún no se han cumplido aquellos aspectos de sus 12 puntos que beneficiaban a la gran mayoría campesina e indígena del país. La URNG, a diferencia del FSLN y el FMLN, que consiguieron permanecer como actores políticos de primera línea y finalmente llegar a los gobiernos por la vía electoral, no consiguió trascender, su espacio político quedó minorizado y el campo popular profundamente dañado y disgregado.

En las elecciones de hoy, la candidatura presidencial de Thelma Cabrera, que le da voz a los centenariamente excluidos y es expresión de sus luchas en las últimas décadas por la soberanía, la plurinacionalidad y la tierra, está marcando dos dígitos en las encuestas, un hecho inédito en Guatemala para una lista de sus características.

Cabrera es el principal rostro público del Movimiento de Liberación de los Pueblos (MLP), la herramienta político-institucional surgida el pasado año desde la organización de masas Comité de Desarrollo Campesino (CODECA). Gracias a su capacidad de lectura de la realidad del país y un buen uso de la comunicación estratégica, en el lapso de unos meses ha conseguido conquistar el apoyo de franjas de los sectores populares y medios urbanos.

Independientemente de los resultados que consiga en esta pasada, ya ha conseguido algo muy importante, romper el muro entre los pobres del campo y de la ciudad y, con él, el que separaba a las grandes mayorías nacionales de la disputa del poder político.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *