41 años de solidaridad

El Periódico de Aragón. Espacio 3

CSIZ
30/10/2019

El Comité de Solidaridad Internacionalista de Zaragoza (CSIZ) nació hace 41 años. Actúa en Aragón y en los diferentes países en los que desarrolla acciones de acompañamiento internacional y solidaridad. Empezó con el nombre de Comité de Solidaridad con Nicaragua de Zaragoza, tras el triunfo de la revolución sandinista, y desde entonces apoyó a este país, especialmente contra la intervención norteamericana, que desató una guerra imperialista que costó la vida de 50.000 nicaragüenses, y que movió al CSIZ a apoyar campañas en programas sociales y de denuncia de la agresión criminal.

Después, el trabajo se extendió a Centroamérica (Guatemala, El Salvador, Honduras, Cuba…) y América Latina (Brasil, Chile…), así como a otros territorios que sufrían, y sufren todavía hoy, la ocupación, como son Palestina y el Sáhara Occidental. Todo ello sin olvidarse de casa, apoyando, entre otros, el movimiento pacifista (contra la OTAN y a favor de la insumisión) y la campaña contra la celebración del quinto centenario del descubrimiento de América.
Noticias relacionadas
Donde no hay Estado

La práctica de la solidaridad internacionalista asume como propias tanto las injusticias que sufren estos pueblos como las ilusiones con que tratan de cambiar su realidad. Y siempre desde el trabajo voluntario. Su tarea principal ha sido realizar campañas y actividades de sensibilización en esta tierra y promover brigadas de trabajo y acompañamiento internacional en terceros países, normalmente organizadas en la época de verano en España.

Gallopinto ha sido el boletín de elaboración propia con el que, durante treinta años, el CSIZ ha trasladado a la ciudadanía sus actividades.

Colombia ha sido uno de los países con los que la vinculación del CSIZ ha sido histórica. En el 2001 organizó la Caravana por la Vida al Sur de Bolívar, junto a otros comités de Europa, Canadá y América Latina. Desde entonces se participado en diferentes caravanas, acompañamientos y campañas ininterrumpidamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *