COLOMBIA: Presentación de la Campaña Contra el Despojo

POR LA SOBERANÍA, LA AUTODETERMINACIÓN Y LA PERMANENCIA EN EL TERRITORIO

Martes, 25 de mayo a las 19:00 horas, en la Casa de las Culturas.


¿Qué es el despojo?

El despojo es la acción de saqueo, depredación, desposesión y usurpación de bienes materiales o culturales. Según el diccionario de la RAE, además, en su primera acepción, despojar significa “Privar a alguien de lo que goza y tiene, desposeerle de ello con violencia”.
Históricamente, América Latina parece encontrarse destinada a ser un territorio donde dicha acepción es aplicada sistemáticamente. Desde su descubrimiento por los europeos, sus habitantes originarios han sufrido una vez tras otra el despojo de los recursos naturales existentes en sus territorios durante siglos. Pero el despojo, de nuevo como la RAE indica, no ha sido exclusivo de minerales, madera, tierras u otros recursos, la privación violenta también ha alcanzado al goce que esos pueblos tenían de su propia cultura, su propia organización y su propia soberanía, quedando sus estructuras sociales reducidas y casi exterminadas.
En la actualidad, dicho despojo, lejos de cesar, se ha visto incrementado por las necesidades de materias primas que tiene el actual sistema de consumo. Las violaciones de los derechos humanos por parte de las multinacionales, en complicidad con las actuaciones y decisiones de los propios gobiernos, han sido una constante perfectamente documentada durante el siglo XX. Los casos de Chiquita Brands y la United Fruit Company han sido paradigmáticos del actuar de las empresas multinacionales en América Latina.
Colombia tiene uno de los índices de desigualdad más altos de América Latina (0,59 en el índice Guini, índice que mide la desigualdad en el reparto económico de un país), con la paradoja de que tiene un crecimiento anual del 7% de la economía. El índice Guini no evidenció cambios durante los años 2002 y 2008, lo que muestra que el crecimiento económico del país, basado principalmente en la extracción de recursos naturales agromineros, no se dirigió a mejorar las condiciones de desigualdad (1).
El despojo es lo que viven los 17 millones de colombianos y colombianas en condiciones de pobreza, y seis millones están en la indigencia teniendo que vivir con menos de un dólar por día (2). En Colombia, de cada 100 hogares, 46 son pobres y 18 son indigentes. En un país con once millones de campesinos, el 85% de ellos se hayan en condiciones de pobreza extrema; el 0,3%, de la población es propietaria de más de la mitad de las tierras agrícolas; doce mil propietarios poseen el 20% del total de la tierra en Colombia.
El objetivo que el presidente Álvaro Uribe Vélez planteó al inicio de su mandato, con el que pretendía llegar al año 2010 con una reducción de la pobreza al 35%, ha sido más una utopía que una realidad. Más si tenemos en cuenta, como demuestra el índice Guini, que el crecimiento económico del país habría permitido conseguir dicho objetivo sin problemas. Sin embargo, por el contrario, la distancia entre los más ricos y los más pobres va creciendo.
Por este motivo, desde las organizaciones colombianas de la Red de Hermandad y Solidaridad con Colombia (RedHer) se presenta la campaña Contra el Despojo, por la Soberanía, la Autodeterminación y la Permanencia en el Territorio.

Algunas cifras del despojo en Colombia.

• Hoy, en el mundo, hay más de 1.000 millones de seres humanos sufriendo hambre. De ellos, 35 millones murieron en el 2009, según datos de la FAO.
• En Colombia, entre 1996 y 2008, se registran 55.671 violaciones al derecho a la vida por parte del Estado. (Ejecuciones extrajudiciales, homicidios sociopolíticos, muertos en combate y desapariciones forzadas).
• Desde mediados de la década de los 80 hasta la actualidad, el desplazamiento forzado ha afectado cerca de 5 millones de personas.
• Más de 10 millones de Hectáreas han sido despojadas a los campesinos.
• Para la explotación minera, al 2009 se adjudicaron más de 4.783.152 hectáreas a inversionistas privados, y una sola transnacional del oro, la Anglogold Ashanti, tiene más de 13 millones de hectáreas adjudicadas para la exploración, de las cuales cerca de 800.000 con título de explotación. Lo anterior requerirá entre 2010 y 2015 una inversión de 48.300 millones de dólares (más de 300 veces la inversión en educación actual).
• En cuanto a la exploración petrolera, se proyecta la usurpación de más de 19 millones de hectáreas en todo el país, la adjudicación de 170 nuevos bloques petroleros y la extracción de 790.000 barriles por día, que valen aproximadamente 66.000 millones de dólares (aproximadamente 127 mil millones de pesos). La mayor parte de las ganancias se las lleva el capital transnacional y a la Nación le queda únicamente entre el 8% y el 25% del valor de la producción.
• El gobierno continuará este año con su política de privatización, objeto de la cual serán cerca de 90 empresas de los sectores energético (como Ecopetrol e Isagen), salud, terminales de transporte, fondos ganaderos, centrales de alimentos, textileras y bancos, en las que la nación posee acciones evaluadas en aproximadamente 20 billones de pesos.
• Un ejemplo: en el territorio de los campesinos del Oriente Antioqueño se produce el 35% de la energía eléctrica que consume todo el país. A pesar de ser generadores de inmensa riqueza, casi la totalidad de ellos no reciben servicios de energía eléctrica, ni de acueducto en condiciones dignas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.