Continua el Paro Nacional Agrario y Popular en Colombia

Mañana, 12 de septiembre, «Gran Cumbre Argraria y Popular«

Desde el pasado 19 de agosto los campesinos y otros sectores sociales colombianos resisten en un paro nacional indefinido, como protesta ante la entrega de la soberanía nacional a través de los Tratados de Libre Comercio (TLCs), que han destruido la soberanía alimentaria y provocado hambre y miseria. Mañana, 12 de septiembre, se celebrará una «Gran Cumbre Argraria y Popular» como respuesta al «pacto agrario» del gobierno  de J.M. Santos que busca dar legitimidad a los TLCs.

Análisis: Un Paro que renueva las dinámicas de participación popular en Colombia

Por Colombia Informa

El Paro Nacional, Agrario y Popular logró remover conciencias: el debate sobre la crisis del campo y la necesidad de otro modelo de desarrollo se instaló en toda la sociedad. Cómo siguen las protestas, región por región. “Gran Cumbre Agraria y Popular” para el 12 de septiembre.

Las contundentes jornadas de lucha que se han desarrollado en el marco del Paro Nacional son un indicador de la masividad, calidad y beligerancia de distintas expresiones del movimiento popular colombiano. A través de sus pliegos y demandas, distintos sectores sociales se proponen avanzar en la construcción de un país con vida digna para las mayorías populares.

También evidencia el carácter represivo del gobierno Santos: mientras se presenta como dialoguista, militariza campos y ciudades asumiendo medidas de estado de sitio, dejando una secuela de detenidos, heridos y muertos a lo largo y ancho del país. Sin embargo, el movimiento se ha mantenido y ha conquistado espacios de negociación regional, departamental y sectorial, manteniendo en alto la bandera de los pliegos y negociación nacional.

Cuadro de situación en todo el país, región por región

La dinámica que desató el Paro va a continuar así termine esta jornada específica de lucha iniciada el 19 de agosto. Algunas movilizaciones empiezan a conseguir acuerdos departamentales y sectoriales y consiguen sentar al gobierno local e instancias del gobierno nacional para debatir algunos puntos de exigencias.

En Nariño continúan las movilizaciones en varios lugares del departamento, teniendo su punto de mayor concentración la vía Panamericana en Panoya. Aunque se ha acordado con el Coordinador Nacional Agrario y procesos gremiales y sectoriales instalar una mesa de negociación departamental, el conjunto del movimiento sigue exigiendo negociación nacional. La mesa de negociación departamental iniciará sesiones el 13 de septiembre.

En Putumayo y Caquetá continúa la movilización con varios puntos de bloqueo. El 4 de septiembre el gobierno nacional accedió a escuchar las exigencias de los movilizados y se iniciaron conversaciones desde el día de hoy en cabeza del vicepresidente Angelino Garzón.

En Cauca, hasta la represión de ayer, continuaban los bloqueos. Los movilizados en Mojarras fueron convocados a una reunión en Popayán para iniciar acercamientos y conversaciones. Por otra parte el Coordinador Nacional Agrario (CNA) ha acordado instalar una mesa departamental de negociación con presencia de varios ministerios, que sesionará hoy viernes 6 de septiembre. La instalación de esta mesa se acompañará con una movilización campesina en Popayán.

En Arauca, los procesos movilizados regionalmente y articulados en la MIA han acordado instalar una mesa departamental para abordar los puntos de pliego que sustentan su lucha.

En Sur de Bolívar, cerca de 5000 campesinos del Cesar y agromineros de Bolívar pertenecientes a distintos procesos del Congreso de los Pueblos han llegado a Aguachica, demandando se atienda sus exigencias y el cumplimiento de acuerdos anteriores. Esta movilización exige la presencia del gobierno nacional.

En San Pablo, Bolívar, continúa la concentración de campesinos que exigen el fin de las fumigaciones contra sus cultivos de pancoger y la erradicación forzosa de cultivos considerados ilícitos.

En el Eje Cafetero continúan las concentraciones de mineros, cafeteros y agricultores en varios municipios, exigiendo se atienda los pliegos nacionales.

A la vez, continúan concentraciones de cafeteros y productores agrícolas en los departamentos del Huila, Meta y Antioquia, en espera que sean atendidas sus demandas.

Por otra parte, en la noche de ayer se logró un primer acuerdo entre el gremio de transportadores de carga agrupados en la ACC y el gobierno nacional, dando apertura oficial a una mesa de negociación donde se discute el tema del precio de los combustibles. Después de 16 días de paro, camioneros estacionados en los departamentos de Nariño, Cauca, Valle, Antioquia y Santanderes lograron que sus demandas sean atendidas, lo que resulta un tema sensible a toda la sociedad colombiana.

Finalmente el sector salud, movilizado desde el 19 de agosto, no ha sido escuchado por el gobierno nacional y planea nuevas estrategias de lucha por la defensa de la red hospitalaria pública y el derecho a la salud.

Una “Gran Cumbre Agraria y Popular”

La agenda de lucha conjunta de todos los sectores que de una forma u otra hacen parte del Paro, apunta a la realización de una Gran Cumbre Agraria y Popular el próximo 12 de septiembre. Según informaron los convocantes, allí se reunirán más de 5000 delegados para evaluar los avances que deja esta etapa protestas, y se acordarán las acciones a seguir. Por esas mismas fechas se estará movilizando el sector educativo en cabeza de la MANE y FECODE. Esta Cumbre organizada por los sectores que encabezan el paro busca ser también un respuesta a la convocatoria a un “Pacto Agrario” que hizo el gobierno de Juan Manuel Santos, que busca dar legitimidad a los TLCs que, según vienen denunciando los manifestantes durante estas semanas de conflicto, atentan contra el campo y pretenden encubrir el saqueo a los bienes comunes, tales como el agua, las selvas, las semillas y la biodiversidad.

 * * *

Es una verdad de a puño que la entrega de la soberanía nacional a través de los Tratados de Libre Comercio (TLCs) ha destruido la soberanía alimentaria y provocado hambre y miseria. En rechazo a estos tratados, la formulación de una política agraria que permita recuperar la economía campesina y la defensa de las semillas como factor de sobrevivencia, se han convertido en temas de conversación cotidianos, y su tratamiento circula por medios de comunicación, pero también por espacios sociales y académicos. Como no sucedía hace tiempo con tanta presencia social, el Paro ha renovado las dinámicas de participación y debate político en Colombia.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.